cantan

Un Verdadero Adorador no es un Cantante

Me atrevería a decir que la palabra adoración está posicionada de forma tal en la mente de muchos cristianos que cuando piensan en un verdadero compromiso de adoración a Dios, con facilidad le llega a la mente el nombre de algún cantante reconocido.

He escuchado y visto congresos donde anuncian talleres de adoración, clase de adoración, algunos institutos de música incluso tienen materias para enseñar a adorar mejor. El conocimiento, si es la luz de la Biblia, no es malo, todo lo contrario, nos puede aportar muchos buenos principios. Pero nunca olvidemos que ser adorador no se hace en un curso o instituto. El adorador nace desde el momento que recibimos a Cristo como salvador y nos convertimos en hijo de Dios. Desde ese momento nuestra vida entera ya deber ser una adoración a Dios, Cristo nos hace ser la más rica y olorosa fragancia para Dios.
Cuando entendamos que un adorador no es aquel que mejor cante o el que más alto pueda subir su voz en una canción, dejaremos de ver a los salmista como iconos de la verdadera adoración a Dios.

Cada cristiano es real sacerdocio, es decir, Cristo nos ha hecho para ministrar adoración a Dios. El adorador es todo creyente sin importar su cargo o posición dentro de la iglesia, que por fe ha entendido que Cristo con su muerte en la cruz rasgó el velo que nos separaba de Dios y ahora podemos estar delante de la presencia de Dios, con un corazón limpio, inocente, justificados y santificados por la obra de Cristo, la obediencia a la palabra de Dios y la presencia del Espíritu Santo unido a nuestro espíritu.

Es así que podemos concluir diciendo que Dios no anda buscando cantantes, ni predicadores, ni apóstoles ni lideres juveniles. Dios está buscando “verdaderos adoradores” que le adoren en espíritu y en verdad. Todo lo que Dios haga con tu vida primero iniciará con tu vida de adoración.

Te invito con todo mi corazón a que leas estas citas de las Escrituras.
Juan 4:23, 1 Pedro 2:9, Efesios 1, 2 Corintios 2:14-15, Hebreos 10:19-25

 

(Escribí este post en 30 de noviembre de 2011 )