jesus2

Las 7 Señales irrefutables de todo joven que ama a Cristo con “locura”

Si algo nos resulta tan fácil a muchos de nosotros es expresar nuestro amor a Jesús con palabras.

Muchos estamos familiarizados con las expresiones “Estoy loco por Cristo”, “amo a Dios con locura”, etc. Son palabras que ciertamente podemos usarlas para expresar pasión por Cristo y más si nuestros hechos así lo demuestran.

Si bien Dios nos da la libertad de expresar lo que sentimos por él de acuerdo a nuestro lenguaje, temperamento y forma de ser, lo cierto es que no nos da la libertad de amarlo como nos parezca sino que él mismo ha establecido estándares de cómos debemos amarle. Y por eso se hace sumamente necesario que veamos en su Palabra, cuales son las características de alguien que ama a Cristo con todo el corazón.

En este post quiero compartir contigo las 7 señales irrefutables de alguien que ama a Jesús con “locura”. Uso la palabra “irrefutables” porque son principios bíblicos que no podemos negar ni cambiar.

1ra Señal: Someternos a la voluntad de Dios

Vivimos un tiempo donde cada vez más la gente quiere vivir una “espiritualidad” sin Cristo. Estoy seguro que si haces una encuesta en las calles de tu ciudad y le preguntas a las personas que si realmente aman a Dios, la mayoría (que no son cristianos) te dirá que si.

Es que al parecer, expresarle amor a Dios ya no es algo exclusivo de sus hijos. Hoy puedes escuchar a cualquier persona incoversa o de cualquier religión expresar lo mismo.

Muchos de ellos tienen un lenguaje pseudo-cristiano donde solo mencionan a Dios con la boca pero sus corazones están lejos de Cristo. Es totalmente imposible amar a Dios sino tienes a su Hijo en el corazón.

El mismo Jesús en Juan 6:40 dice que la voluntad de Dios es que vayamos a Cristo

“Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.”

Este es el primer paso para amar a Cristo con locura. Si ya tienes esta primera señal, entonces vayamos a las siguientes sino cumples con esta, qué espera para rendirte a los pies de El Salvador.

2da Señal: Guardar la Palabra de Dios

Toda persona apasionada por Cristo lo evidencia cuando ama la Escritura y somete todos sus pensamientos y deseos a las enseñanzas de Cristo. Todo lo que soy, lo que hago, mi adoración a Dios, mis sueños, mis relaciones familiares, personales, sentimental, mi profesión, empleo, debe estar directamente influenciado, dirigido e informado por las enseñanzas de Cristo revelada en la Escritura.

“ Si me amáis, guardad mis mandamientos”. Esto lo dije Jesús en Juan 14:15

La próxima vez que estés analizando qué tanto amas a Cristo, pregúntate a ti mismo qué tanto estás obedeciendo la Escritura.

3ra Señal: Negarte a ti mismo

Mire mi hermano, negarse a uno mismo, eso no e’ fácil. Y es que el principal pecado de los hombres es vivir centrado en sus propios malos deseos (Génesis 6:5). Por naturaleza no queremos que Dios se meta en nuestra “zona de confort” que nos proporciona el pecado. Suena como a imposible dejar de vivir para mí mismo y vivir para Cristo. Pero buenas noticias, Él, “por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos (2 Co 5:15).”

La demanda de Cristo a todo aquel que desea amarle con locura es esta: “si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame (Lc 9:23)”.

Amar Cristo le dolerá tanto a tu “viejo hombre” que posiblemente sea lo más cerca que esté de sentir el verdadero dolor que él sintió en la cruz. Pero ira perfeccionando en ti un nuevo hombre conforme a la imagen de Cristo.

Si seguir a Cristo, no te cuesta nada, entonces estás amando al pecado de gratis.

Esaú Mejía

4ta Señal: Amar a Cristo es amar a la gente

Por favor pon atención a esta 4ta señal. Mira esta enseñanza gloriosa. Cuando a Cristo le preguntaron “¿cuál es el gran mandamiento en la ley?”, de inmediato respondió:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
38 Este es el primero y grande mandamiento.
39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.”  (Marcos 12:29-31).

Es increíble esta enseñanza. ¿Cómo es posible que amar al prójimo sea semejante a amar a Dios? Yo creo que Jesús pudo haber dicho: Ok, amar a Dios es lo más importante, pero hay algo que es similar o que se parece: dediquen toda su vida trancado en un cuarto ayunando, orando y solo adorando a Dios. Pero no, Jesús que es Dios, dijo que demostramos nuestro amor a Dios, cuando amamos a los demás como a nosotros mismos.

Por si no lo sabias, de los 10 mandamientos (Éxodo 20), los primeros cuatro mandamientos tienen que ver con nuestra relación con Dios. Los otros seis mandamientos tratan de nuestra relación con los demás.

Y aún más, el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23), trata esencialmente de nuestra relación con los demás. Así que si amas a Cristo, lo evidenciaras teniendo compasión, perdonando, soportando cosas, no velando por tus propios intereses, en fin, tienes que amar a otros.

5ta Señal: Amar a Cristo es amar a su iglesia

Te resultan familiares o conocidas estas frases: “no tengo que ir pertenecer a una iglesia para servir a Dios”, “Yo sirvo a Dios desde mi casa”, “Amo a Dios pero no voy a ninguna iglesia porque Dios no es religión sino relación”. Si, sé que posiblemente hasta causen risas estas expresiones tan populares. Ya la hemos escuchado bastante.

La verdad es que, amar a Cristo, significa que eres y desea ser parte de una familia (no de un edificio con 4 paredes) donde precisamente vas creciendo y madurando a través del servicio y relación con otros hermanos con los que Dios nos manda a tener comunión, tal como lo expresa Cristo en estos pasajes: Jn 15:17; Jn 17:11; Lc 22:17-20; Mt 18:15-17.

No existe el cristiano “independiente”. Todos necesitamos congregarnos en una comunidad de fe que la Biblia llama iglesia.

Esaú Mejía

La “gran comisión”, es un mandamiento que Cristo le dejó a todo creyente, implica tener comunión con otros y predicarle a otros con el fin de que se conviertan y sean parte de la “familia de la fe”. (Mt 28:18-20).

6ta señal: Amar a Cristo te pondrá en división con otros

Parece paradójico o imposible que al escribir sobre el amor a Cristo, imaginemos una palabra tan indeseable como “división”, y sobre todo cuando arriba en la 4ta y 5ta señales, hablamos sobre el amor al prójimo y el amor a nuestros hermanos.

¿Si Cristo nos mandó a amar, entonces por qué razón esto puede traerme división con otros? Se supone que la vida debe ser “color de rosas”.

Jesús dijo en Mateo 10:22
“Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.”

Pero eso no es lo “peor”. Uno quizás puede aceptar que desconocidos nos rechacen por nuestra fe en Cristo, pero no esperaríamos eso de nuestros familiares y hasta amigos más cercanos.

Así que Jesús, se fue todavía más al “extremo” en (Mt 10:34-38):

“34 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.
35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra;
36 y los enemigos del hombre serán los de su casa.
37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;”

Al analizar el contexto de estos pasajes, lo que Jesús nos quiere decir es que, de la misma manera que muchos lo rechazan a él, muchos de nosotros como embajadores también seremos rechazados.

Es más me atrevería a decir que todo cristiano que ama a Cristo con locura ha experimentado en menor o mayor media (algunos con la muerte), oposición y rechazo.

Si tú nunca has sido rechazado por familiares y amigos por tu fe en Jesús, demos gloria a Dios por eso. Pero en la Biblia nada nos da garantía de que no sufriremos dolor por amarlo. Si nos promete que Jesús, estará con nosotros siempre y no debemos temer.

Pablo dijo “yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo” (Filp 3:8).

7ma Señal: Amar a Cristo es desear su venida

Si algo ya hemos visto en este post, es que amar a Cristo implica tomar su cruz y hasta estar dispuesto a padecer persecución. Nada fácil. Pero aquí viene otra gran noticia:

Cristo viene otra vez a buscar a sus hijos y llegará el día en que nuestro loco amor por él, será recompensado y todo aflicción, persecusión, dolor y lagrimas pasarán. ALELUYA!!!!!!!! 😀

Aquellos que le esperan, la Biblia les compara con las 5 vírgenes prudentes que esperaban al “esposo” toda la noche y “entraron con él a las bodas”. También nos describe como como una esposa que llama a su esposo para su gran encuentro donde tendrá la mayor intimidad en Su presencia (Apoc 22:17).

Cristo le llama “bienaventurados” a aquellos que esperan su venida (Mt 24:46).

Y Pablo nos manda a renunciar a todos los malos deseos de este mundo y vivir “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:12-13).

Llegamos al final y es tiempo de orar.

Ya llegamos al final. Creo con todo mi corazón que estas 7 señales deben estar presente en todos aquellos cristianos que confiesan amar a Cristo con todo el corazón.
Que te parece si apartas un momento para que al igual que yo, reflexiones cuáles de estas señales son más visibles en tu vida, cuáles debes trabajar más. Pero sobre todo oremos a Dios cada día pidiéndole que nos enseñe a amar Jesús y nos ayude en las áreas que debemos reforzar.




  • https://www.facebook.com/daniel.mozombite Angel

    Que buen artículo. Esto ayudará mucho a mi vida y la vida de muchos jóvenes con quienes comparto la palabra. Muchas Gracias 😀

    • esaumejia

      Gracias por tu comentario Angel. Gloria a Dios por eso.