mi-padre-isidro-mejia

Las 7 enseñanzas del evangelio que aprendí de mi padre (En honor a su vida)

Hoy mi Padre, Isidro Mejía, cumple un año más de vida. Quisiera dedicar este post a recordar algunas enseñanzas fundamentales que mi padre me ha dejado sobre el evangelio. Estas enseñanzas no solo me han marcado a mí,  pero también a mis otros 3 hermanos, que de seguro estarán de acuerdo con todo lo que escribiré aquí. Desde luego que este post no bastaría para expresar todo lo que yo puedo escribir sobre él.

En una ocasión una mujer, me dejó un mensaje a mi blog, donde me pedía consejos y orientación para saber cómo ella puede formar a sus hijos en el fundamento del evangelio así como yo fui criado. Me sentí muy halagado con esto pero desde luego yo no puedo llevarme el crédito por eso. Así que, si esa madre sigue leyendo mi blog, quizás esto servirá también como una respuesta para ella y quizás para otros padres también.

7 Enseñanzas fundamentales que recibí de mi padre:

1. Cristo es el centro del evangelio:

evangelio-padreRecuerdo que desde niño, mi papá me enseñó que Cristo es el corazón del evangelio. No se pueden imaginar que tan agradecido estoy de eso. Hoy como nunca antes estamos viendo como proliferan falsos evangelios donde la autorrealización del hombre es el centro de muchas predicaciones. Hoy más que nunca en mi mente y corazón siguen resonando el elemento fundamental de la vida cristiana que mi papá practicaba: Jesús es nuestro salvador, nuestro Señor, es el Rey de nuestras vidas. Jesús es el mensaje que debe ocupar el centro de nuestras enseñanzas, predicaciones y nuestras relaciones con la familia y el prójimo.

2. Debemos leer y estudiar la Palabra de Dios

Mi papá también me enseñó el valor e importancia de relacionarme con la Palabra de Dios. Desde niño lo veía leyendo su Biblia. Recuerdo que también él tenía un comentario bíblico bien grande y con cierta apariencia de antiguo. Cuando yo era adolescente, en mis lecturas de la Biblia, yo tomaba ese comentario y me sentaba en una mesa para ver algunas explicaciones de ciertos pasajes bíblicos en mis momentos de lectura de la Biblia. Eso lo aprendí de mi papá. Hoy día para mí el estudio de la Biblia es algo muy serio y que hago con frecuencia. Mi amor por esta disciplina tiene su origen en lo que yo veía en mi papá.

 

3. El hombre es cabeza del hogar

cabeza

Cuando pienso en el diseño de Dios para el matrimonio y el rol que Dios le dio al hombre de ser cabeza del hogar, gracias a Dios no necesito un comentario o manual de hermenéutica para entender lo esencial de esto. En mi papá siempre vi la mejor definición de que lo que significa asumir el rol de un hombre de Dios en el  hogar. Mi padre siempre ha amado a mi madre, ella ha sido su princesa toda la vida, él ha provisto para ella y ha sabido responder como hombre en momentos difíciles. Aunque como hombre ha tenido sus defectos, para mi padre, el matrimonio es realmente una institución que Dios se toma muy en serio.

Mi padre también siempre asumió su responsabilidad con cada uno de sus hijos. Recibimos su corrección, sus estímulos, su provisión pero lo más importante su amor y sus enseñanzas sobre Dios. Recuerdo que mi padre se preocupaba por orar por nosotros y por hacer “el altar familiar”. También recuerdo muchas veces en las madrugadas se levantaba a orar por nosotros. Nos enseñó tanto la importancia de responder a nuestras responsabilidades en el hogar, asi como también la importancia de congregarnos en la iglesia y servir en ella.

Mi papá no solo se preocupaba por tener un hogar donde no faltara el pan para comer pero lo más importante es que, como cabeza del hogar, se preocupaba por el pan espiritual que sustenta todo hogar sobre una base firme para que los vientos no lo destruyan: Cristo, la roca.

 

4. Desprendimiento para el evangelio

¿De qué vale vivir la vida solo para comer, disfrutar del dinero que uno recibe de un salario, vestir, calzar, si al final no honras a Dios con lo que tienes? Una de las enseñanzas más poderosa que recibí de mi papá es tener desprendimiento tanto de mi fuerza como de mis recursos para la obra del evangelio.

Recuerdo que cuando niño veía a mi papá desprenderse de cosas del hogar, como mesas, sillas, televisor, es decir, cosas que eran consideradas necesarias en una casa, mi papá las donaba o vendía para poner los recursos a disposición de avanzar alguna obra de la iglesia.

De mi papá aprendí compartir el pan con el hambriento, dar una túnica al que no tiene ninguna. Ser desprendido con mis recursos, entender que otros tienen más necesidad que yo y que debo compartir con otros. Pero esto debe nacer no de querer ser reconocido o querer comprar el cielo, sino de una vida de amor y obediencia a Cristo, quien nos enseñó y nos mandó a compartir hasta nuestra propia vida si es necesario con el fin de proclamar su evangelio y mostrar compasión por los pobres.

Mientras que hoy muchos proclaman que mientras más tienes más bendecido eres por Dios, mi papá me enseñó el principio bíblico que mientras más damos sin esperar nada a cambio, más recibimos de Dios. Precisamente esto fue lo que Jesús enseñó (Hech 20:35).

 

5. Valorar la imagen de Dios en los demás

isidro2Si observamos el mundo de hoy tan materialista y clasista, notaremos de inmediato que se nos quiere convencer de que las personas deben ser tratadas según su color de piel, su posición social o la cantidad de dinero o bienes que poseen. Sin embargo en el evangelio no es así.

Mi papá me enseñó a tratar a todos con dignidad, respeto, humildad. No soy superior a ningún persona, por el contrario debo considerar a otros como superiores a mí. Debo tratar a todos igual sin importar qué tan pobre o rico sea una persona. Todos fuimos creados a la imagen de Dios (Gn 1:26). ¿Si Dios el creador, no hace acepción de personas, quienes somos nosotros como criaturas, para tratar a otro ser humano con menos valor (Hech 10:34)?

 

6. El real valor de los niños

padre-y

Recuerdo que una vez mi papá compró una cartulina y con su puño y letra hizo un letrero con el texto bíblico que dice: “Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos (Mt 19:14)”.

Ese letrero lo colgó en un área visible de una bodega que teníamos. La razón de esto es que, mi padre siempre ha tenido una carga por la niñez. Él siempre se ha tomado ese versículo muy en serio, parece que el solo hecho de que a Jesús le importen tanto los niños, fue suficiente para que mi papá los amara.

Hasta el día de hoy, ese amor por los niños, lejos de disminuir sigue creciendo. Si visitas la iglesia donde mi padre es pastor, te darás cuenta de inmediato que los niños ocupan un lugar muy especial y muchas de las obras misioneras que se desarrollan allí, tienen el fin de que los niños entiendan cuánto realmente Cristo les ama.

 

7. El real valor del trabajo

Quizás alguien se podría preguntar, qué tiene qué ver un trabajo o empleo con las enseñanzas del evangelio que un padre puede transmitirle a sus hijos. Bueno para empezar a responder, mostremos lo que el apóstol Pablo le dice a los colosenses:

 Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios (Col 3:22)”.

Precisamente esto que Pablo enseña fue lo que mi papá me enseñó sobre el trabajo. La razón por la que debo ser integro, honesto y responsable en mi empleo o lugar de trabajo, es porque esto no es solo un mandato bíblico, sino que también debo entender que lo estoy haciendo para Dios y para dar testimonio de su evangelio.

En una ocasión mi papá siendo gerente en un fabrica tuvo que hasta renunciar de su empleo porque le exigían no actuar con integridad. Teniendo una esposa e hijos para mantener no era fácil quedarse sin trabajo y él ganaba un buen sueldo. Sin embargo, mi padre prefirió honrar a Dios aun esto significara pasar hambre. Escribió una carta de renuncia donde le explicaba su jefe que su compromiso con Dios le impedía actuar perjuicio de los empleados a su cargo. Aunque luego se vio en una fuerte necesidad económica al punto de vender su casa, gracias a Dios, porque siempre respaldó a mi padre.

También cuando mi papá tenia negocios, para mí fue impactante su compromiso ante de Dios de no robarle un peso a nadie. Además siempre trataba de dar un servicio justo y en muchas ocasiones hasta era más generoso de la cuenta. Recuerdo que mis hermanos y yo hacíamos bromas de que mi padre nunca sería rico con uno de sus negocios, porque siempre procuraban vender a precios más bajos y más justos que otros negocios de la misma naturaleza. La razón era porque lo estaba haciendo para Dios.

Mi padre me enseñó que si somos empleados o somos dueños de empresas, tenemos un mandato de ejercer esos roles con integridad de corazón para agradar a Dios.

 

¡Gracias padre, por tu legado!

Hay muchas otras cosas y principios que mi padre me ha enseñado que para no hacer esto tan extenso, voy a dejarlo hasta aquí.

Algunos de ustedes que me leen, saben que me gusta aprender muchas cosas del evangelio de buenos y grandes autores como John MacArthur, R C Sproul, John Stott, J I Packer, Ryle, entre otros. Sin embargo, debo decir que las enseñanzas que más han marcado mi vida no provienen de autores famosos ni de libros de teología “best-seller”. Tengo la dicha de haber recibido de mi papá, principios fundamentales del evangelio que me han marcado para toda la vida y que me he propuesto reproducirlo en mi familia.

Si me preguntas cual es mi definición de un héroe, de seguro ya sabes que mi respuesta será enseñarte una foto de mi padre y decirte: Un héroe es ese hombre que ves ahí.

Gracias papi, por todo lo que me has enseñado. Gracias por el legado del evangelio que has dejado en mí y en todos tus hijos. Hoy celebramos tu vida y la obra que Dios ha hecho en ti.

¡Feliz cumpleaños!

 

 

 




  • Jocelyn Hernández

    Y así mismo les enseñaras a tus hijos.

  • Emanuell Paredes

    Excelente post.

  • Evan Madiel

    Waooo excelentes palabras no hay mejor forma de honrar a un padre como Don Isidro, es una familia que no solo dice amar al Señor sino que con sus obras dan testimonio del amor de Dios, bendigo esta familia por su testimonio y a ustedes sus hijos por seguir este ejemplo de vida de tu padre!!!

  • Israel_3

    Prójimos:

    Dejen la idolatría de seguir a estos autodenominados representantes de Dios en la tierra, curas, papas, pastores y guías espirituales de todas las pelambres y sectas, que solo son mercaderes de la fe, ladrones de los mal llamados diezmos y limosnas, de impuestos y ¡ALMAS!. Engañadores que, con discursos, canciones y arengas motivacionales, manipulan el alma de sus idolatras seguidores, hasta conducirlos al infierno.

    2 Corintios 11:13-15 “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”

    Esos bribones recibirán mayor condenación por disfrazarse de maestros y engañar a tanto ciego con comezón de oír.

    Santiago 3:1 “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.”

    No se maldigan, no sean seguidores de evangelios diferentes al de mi Padre, como el diabólico catecismo católico, que modificó la palabra de Dios y sus mandamientos por la tradición de los hombres, y por fabulas; o el evangelio de la prosperidad, de las funciones circenses de caídas de espaldas, de la blasfema e inane oración de fe y de adivinaciones de las sectas evangélicas, pentecostales, piraquivas, etc.; o el evangelio de hablar cuatro palabras en hebreo y disfrazarse de judío de la secta judío mesiánica; o el evangelio de no comer morcilla y no hacerse transfusiones de los falsos testigos de Jehová; o el de guardar el sábado y vestirse del siglo pasado de los adventistas; o el de los ilusos seguidores de una verdad “traída por un ángel” y guardada en una caja fuerte que solo puede ser leída por líderes polígamos de los mormones, ni los melosos y diabólicos labios de Gonzalo Gallo, Linero, etc.

    Gálatas 1:6-12 “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.”

    Tengan temor de Dios, de no entender su palabra, SU REVELACIÓN es el único testimonio de ser hijo de Dios. Su ira está muy próxima sobre esta generación perversa, idolatra, altiva e incrédula, humíllense a Él y clamen por su misericordia y por su juicio para que los guie al arrepentimiento de sus pecados mientras tengan vida física, y Él mismo, que es Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente y Misericordioso, los redargüirá y les revelará el único camino de salvación y la única verdad: Su sagrada, perfecta e inmutable palabra, la cual está velada para los que no sean dignos y nadie la puede enseñar como creen que hacen esos titiriteros diabólicos vendedores de paloma cuya mayor condenación no se tarda.

    Proverbios 1:7 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.”

    Mateo 6:33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y SU JUSTICIA, y todas estas cosas os serán añadidas.”

    Busquen su juicio mientras tengan algún hálito de vida física y antes de su cercana ira, pues si no lo hacen, en todo caso serán juzgados, pero muertos física y espiritualmente para condenación y muerte eterna, con el agravante que el purgatorio es otro de los inventos de la secta católica y la inane oración de fe de los evangelocos no sirve para nada.