cruz-cr

La Cruz, su Amargo Sabor y la Justificación

No soy poeta pero de vez en cuando me gusta tratar de inspirarme como si lo fuera lol. Pensando en Cristo, me llegó la idea de expresar mis sentimientos hacia Su cruz. 

En la cruz yo encontré perdón mientras que en la gloria de este mundo solo hay muerte y desilusión.

Prefiero la cruz del Maestro aunque eso signifique derramar grandes gotas de lágrimas causadas por el dolor de negarme a mí mismo.

Prefiero la cruz de Cristo porque fue allí donde al morir, comencé a vivir.

Ayúdame Señor a no tener la cruz como un poema, ni hacer de tu crucifixión solo un ejercicio intelectual.

Quiero tu dolor, quiero tu carga, quiero tu vida con los rechazos que traerá de parte del mundo.

Quiero tu vergüenza, tu locura y tus palabras tan amargas para mi ego.

Prefiero la cruz aunque signifique autonegación y rompa mis deseos de autorealización.

Prefiero el dulce sabor de la cruz aunque resulte tan amarga para mi vieja humanidad.

Prefiero la cruz porque en ella Jesucristo consumó el plan de Dios para acercarme a su dulce presencia. Ahora ya no soy enemigo, ahora ya no soy culpable. Soy su hijo, soy declarado justo por la obra justificadora que el Maestro padeció en la cruz.

(Este post fue originalmente publicado en mi blog anterior en 7-04-2012)